Hornos de leña. Su origen e historia.

1702
Favorito0

Los hornos de leña tienen una apasionante y curiosa evolución, la cual ha acompañado, a la par, en la misma evolución del ser humano como hombre.

Con lo que hoy en día conocemos, se podría decir, que el horno de leña tiene sus orígenes en el año 30.000 a.C, cuando el hombre descubrió el fuego y tenían que ingeniárselas para cocinar la carne que habían cazado. Esta primera forma de cocinar, se realizaba mediante la creación de un agujero en el suelo, donde se añadía la leña y se encendía el fuego, para introducir los alimentos. Algo muy parecido al procedimiento tradicional de hoy en día, con nuestros populares hornos de leña.

Después, en el antiguo Egipto, entre el 5.000 y 6.000 a.C, la civilización dio un paso más adelante y utilizaron vasijas alargadas para introducir la comida dentro del horno, incluso comenzaron a hacer pan. En esta época, se data los orígenes de la fabricación del pan, alimento muy ligado a los hornos de leña, en la evolución de su preparación.

Este formato de cocinado, evolucionó con los años y las civilizaciones y, no fue hasta el año 400 a.C, cuando en la Grecia Clásica, se inventó el horno tandoori, lo que se va acercando más al horno de leña tradicional, ya que lo modificaron, añadiendo una puerta encima para mantener el calor.

Los romanos y árabes, fueron los que se encargaron de perfeccionar su forma y mecanismo de cocinado, acercándose, mucho más, a lo que hoy en día conocemos como los hornos de leña.

En este periodo, fue cuando comenzaron a levantarse las paredes y recubrimientos de ladrillo o de materiales refractarios, añadiendo capas aislantes. Aquí se dieron cuenta de que, cuantas más capas aislantes había y mejor calidad de los materiales refractarios, mejor era el resultado en los alimentos. Y, de ahí, se crea lo que hoy en día conocemos como los hornos de leña tradicionales.

Hoy en día, se siguen fabricando y respetando esta autenticidad en la fabricación de los hornos de leña tradicionales, incluso llegan a fabricarse de manera artesanal, para obtener un resultado mucho más auténtico y de valor.

En Hornos de Leña, fabricamos nuestros hornos de la manera más puramente artesanal, gracias a nuestro equipo de artesanos y de nuestros ladrillos refractarios.

El proceso de fabricación de nuestros hornos de leña, respeta su tradición, completándolo con tintes de innovación, para ofrecer hornos de leña de calidad, tradicionales y duraderos.

LOS HORNOS DE LEÑA TRADICIONALES EN LA ACTUALIDAD

Conociendo la historia de los hornos de leña, y su evolución, se podría decir que, los hornos de leña, tienen su origen en la necesidad del ser humano para cocinar su comida y alimentarse. Una necesidad muy primaria que acompaña a la supervivencia del hombre, desde sus propios orígenes.

Los hornos de leña nos ofrecen una manera de cocción muy enriquecedora para nuestras recetas, ofreciendo esa esencia tradicional y natural a nuestros alimentos, respetando y conservando su auténtico sabor, añadiendo un toque ahumado y de leña, tan característico de la cocina al fuego.

En Hornos de Leña, queremos mantener la esencia de nuestra historia y orígenes como civilización y, seguir cocinando y disfrutando de nuestras recetas al horno de leña, nos parece una magnífica forma de celebrar y de compartir con nuestros seres queridos.

Menú

Mi cuenta

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse